Las típicas 60 frases de madres

07 de May de 2017 por Jesús España

Las madres de hoy en día se han modernizado, ya usan WhatsApp, a su manera. Sin embargo sus frases típicas no han cambiado. Las quejas y las réplicas que emiten siguen siendo las mismas. Por eso, hoy que es el día de las madres, ahí va nuestro pequeño homenaje en tono de humor, para que nunca cambien y sigan repitiéndolas por muchos años.

– Preguntar “¿Qué hay para comer?”. Y que tu madre te responda: “Comida”.

– Un día de estos os despertaréis y no me encontraréis, y a ver qué hacéis sin mí.

– Claro, vuestra madre es la chacha que os lo tiene que hacer todo, ¿no?

– ¿Has limpiado tu leonera? Empiezo a ver dos ojos por ahí…

– ¿Cuántos años más pretendes esperar para cambiar las sábanas?

– Con todo lo que hago por esta familia y mirad cómo me lo pagáis…

– ¿Pero qué he hecho yo para merecer esto?

– ¿Vas a ir así vestido/a? No, no , si yo no digo nada…

– ¿A qué hora llegaste ayer?

– ¿Te parezco el banco de España?

– A mí los demás me dan igual…

– Esto no es un hotel.

– Cualquier día cojo la puerta y me voy.

– Mira el ejemplo que le estás dando a tu hermano/a.

– Cuanta gente pasa hambre en el mundo y tú rechazando este plato de comida…

– Mientras vivas en mi casa, harás lo que yo te diga.

– ¡Me vais a volver loca entre todos!

– Pero si os acabáis de ver…¿cómo podéis estar hablando otra vez por el móvil?

– ¡Uy! Este chico/a no me gusta para ti.

– ¿Pero para qué me preguntas si luego harás lo que te dé la gana?

– ¡Ay hijo/a! ¿Me miras esto del móvil? Es que no sé cómo va…

– ¡Toda la mañana cocinando y os lo coméis todo en cinco minutos?

– (En caso de que vivas solo/a): ¿Y ya comes bien? Te veo muy delgado…

– Eres igualito a tu padre.

– ¡Cuando tengas hijos te acordarás de lo que te digo!

– Pregúntale a tu padre, a ver qué te dice.

– El día que yo falte…

– ¿Pero qué les enseñan a los niños de hoy en el colegio?

– El día que me convierta en una carga, ¿no me mandarás a un asilo, no?

– Hasta las doce, ni un minuto más.

– Porque soy tu madre y punto.

– ¡Que sea la última vez!

– No te cuesta nada avisar cuando llegues

– No me contestes

– No andes descalzo, te vas a constipar.

– ¿Y si todos tus amigos se tiran de un puente…tú también?

– Si te pica es que cura.

– Acuérdate de que hoy es el cumpleaños de…

– Ya es tarde. Venga, a la cama.

– Deberías aprender de…

– ¡No tardes! Y tráeme el cambio…

– Me paso todo el día trabajando y cuando llego me pongo a hacer cosas de la casa. ¿No podrías tener un poco más de consideración?

– No abras la puerta a nadie.

– A mí no me contestes así, que yo no soy ninguno de tus coleguitas.

– Cuando yo tenía tu edad…

– ¿A qué estás esperando?

– No lo dejes todo por en medio, que luego no veo y me caigo.

– No te tragues el chicle, que se te pegará en el estómago.

– Esto pasa de castaño oscuro.

– Es de bien nacidos, ser agradecidos.

– Un día me darás un disgusto.

– No aceptes nada de un extraño.

– Si eres mayor para trasnochar, también lo eres para madrugar.

– Preguntar: “Mamá, ¿me compras una moto?”. Respuesta de tu madre: “¿Una? Dos te voy a comprar”.

– Voy a contar hasta tres…¡1, 2, 3!

– ¿Para qué me preguntas si harás lo contrario?

– ¿Qué leches ni qué niño muerto?

– ¡Ni peros ni peras!

– Lo digo por tu bien…

– ¡TE LO DIJE!

Otros artículos